Declaración del Organismo de las Naciones Unidas para la Migración en el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia


Date Publish: 
Friday, May 18, 2018

Ginebra -  En un mundo en el que más de un tercio de los países criminalizan las relaciones consensuadas entre personas del mismo sexo, dar a conocer la identidad de género y la orientación sexual puede llegar a ser extremadamente peligroso. En el caso de las personas desplazadas internamente pertenecientes a la comunidad lésbica, gay, bisexual, trans e intersex (LGBTI por su sigla en inglés) ello puede incluso llegar a perjudicar sus medios de subsistencia y representar una amenaza para sus vidas.

Las injusticias que la comunidad LGBTI debe enfrentar en contextos que no son de emergencia no desaparecen simplemente en tiempos de crisis o cuando las personas son desplazadas, por el contrario las mismas aumentan.

Las personas desplazadas internamente que pertenecen a la comunidad LGBTI deben enfrentar desafíos complejos y amenazas durante todas las etapas del desplazamiento. Las mismas incluyen la discriminación, el prejuicio, la violencia, dificultades para el acceso a los servicios humanitarios y  la barreras para poder articular sus necesidades de recibir protección.

El año 2018 marca el 20° Aniversario de los Principios Rectores del Desplazamiento Interno. En este Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia (IDAHOT) (17/05), la OIM desea hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que la misma se comprometa a trabajar aún más intensamente para asistir, proteger y abordar las necesidades específicas de las personas desplazadas internamente que forman parte de la comunidad LGBTI.

Para poder trabajar por un mundo en el que las personas desplazadas internamente reciban mayor apoyo es fundamental no olvidarse de aquellos grupos que presentan vulnerabilidades especiales.  Cuando las personas son desplazadas dentro de las fronteras de su propio país y a la vez son parte de la comunidad LGBTI, deben enfrentar desafíos asociados con ambas situaciones. La asistencia humanitaria debe ser concebida de manera tal que los integrantes de la comunidad LGBTI reciban el apoyo específico que necesitan. Esto es especialmente relevante en lo relativo al cuidado de la  salud y en materia de apoyo social, entre otros aspectos. Adicionalmente, las personas pertenecientes a la comunidad LGBTI que son desplazadas hacia ambientes urbanos pueden tener dificultad, por ejemplo, para acceder a determinados servicios esenciales o para conseguir empleo.

La OIM debe asegurar que todos sus programas sean inclusivos y que todo su personal brinde respuestas humanitarias que tengan en cuenta las necesidades específicas de la comunidad LGBTI. La OIM, conjuntamente con el ACNUR, ha desarrollado un curso de capacitación para trabajadores humanitarios de modo tal que puedan asistir y proteger de la mejor manera a las personas desplazadas pertenecientes a la comunidad LGBTI. En los últimos años, más de 900 integrantes de los equipos de la OIM han sido capacitados en más de 30 países.  No cederemos en tal esfuerzo. Durante la capacitación, los equipos de la OIM estudiaron cuestiones relacionadas a la diversidad sexual para de esa manera estar mejor preparados para ocuparse de cuestiones propias de la comunidad LGBTI.

En los últimos cinco años, la OIM ha hecho importantes avances en la formulación y adaptación de políticas internas destinadas a fomentar la integración. Seguiremos esforzándonos para crear un entorno laboral dentro de la OIM que brinde los mejores servicios a los miembros de su equipo pertenecientes a la comunidad LGBTI y que a la vez se ajuste a las Normas de Conducta establecidas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. La OIM apoya la campaña mundial ‘Libres Iguales” del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, destinada a combatir la homofobia y la transfobia.

Asumamos pues el compromiso de servir a todas aquellas personas que deben enfrentar una doble discriminación, por haber sido internamente desplazadas por un lado, y por pertenecer a la comunidad LGBTI por el otro. También reiteremos nuestro compromiso de tratar a todos aquellos que necesitan apoyo y a nuestro personal con el debido respeto, con independencia de su sexo, género, orientación sexual o identidad de género.